fbpx Skip to main content

Nuestra Historia

La historia de Bitácora se podría resumir entre la teoría de Steve Jobs “Connecting the dots” y el dicho popular “Dios los cría y ellos se juntan”.

Cuando caminos diferentes se juntaron en un punto nunca pensamos que lo que nos uniría estaría fuera del punto común que nos había unido.

¿Cómo personas que veníamos de sectores y empresas tan diversas como grandes multinacionales de droguería y alimentación líderes mundiales en sus sectores, agencias de publicidad, negocios propios, empresas del sector salud, departamentos de comunicación del sector público, … acaban juntos? Pues como Steve Jobs decía pasan cosas en tu vida que cuando suceden no terminas a entender por qué, y solo cuando pasa el tiempo y miras hacia atrás ves como todo tenía sentido y se conectan los puntos.

Todas estas distintas experiencias se encontraron en una multinacional del sector salud donde acabamos trabajando juntos, pero por diversos motivos y por el trasiego normal de las grandes empresas de fusiones, integraciones de equipos, diferentes culturas, … fuimos saliendo de dicha empresa y cada uno por distinto motivo, pero ninguno había hablado con el otro respecto a ello, pero todos teníamos la misma inquietud y un mismo por qué.

Estábamos convencidos que nuestra experiencia podía ayudar a otras empresas, no porque seamos más listos que nadie sino porque sabemos hacer cosas y tenemos experiencias que pertenecen a personas que trabajan para empresas y, por lo tanto, no se comparten con otras empresas. Ahora estábamos fuera y coincidíamos en que nuestra experiencia de empresa en distintos sectores podía contribuir a mejorar los resultados de otras organizaciones, ahora podíamos compartir nuestra experiencia, podíamos ayudarles a orientar su rumbo… y así surge Bitácora. Dios los cría y ellos se juntan.

Tenemos la gran suerte de tener pasión por lo que hacemos, de haber aprendido de lo que hemos hecho y seguir construyendo hacia lo que queda por hacer.

Creemos en la energía positiva, en crear cosas diferentes para cada cliente, y no paramos de hacer, crear y experimentar. No tener miedo y pensar que, si crees en ello, todo es posible.